Goethe decía que  la Arquitectura

es música congelada,

pero yo creo que es música petrificada

y las ciudades son sinfonías de tiempo construido.

De labrar sonidos y silencios

sobre hierro, madera y aire, no dijo nada;

quizás habló de los lugares del verbo

en que vivimos, y con eso aludió a

nosotros, fábricas de lenguaje.

De calles musicales no se ocupó tampoco,

aunque por esos ríos caminables

el hombre va a la vejez, al amor, a la noche,

a la mesa, a la cama,

como una sonata de carne y hueso.

Homero Aridjis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s