Alania & Arquitectura

Alania escribe de Arquitectura

[1950] Urbanísticas: Anarquía por Leopoldo Tommasi López

leave a comment »

Publicado el 23 de febrero de 1950 en el Diario de Yucatán

Por: Arqto. Leopoldo Tommasi López

ANARQUÍA. – La iniciativa privada casi siempre prefiere resolver sus problemas constructivos de modo personal, sin la intervención oportuna de Arquitectos o Ingenieros. Considera que este procedimiento beneficia económicamente sus intereses, sin sospechar que, a la postre, los resultados son contrarios a sus propósitos. No siente la obligación de pagar honorarios a los técnicos que podrían llevar al cabo esas mismas obras sin esmero administrativo, propiedad arquitectónica y coherencia lógica en el desarrollo de los distintos aspectos inherentes a la construcción, ni piensa que esto implica una economía que, por desgracia, nunca es reconocida en su justa importancia. Cuando son utilizados los servicios profesionales, los honorarios son discutidos y reducidos a su mínima expresión aritmética.

En nuestra ciudad, con muy honrosas excepciones, los propietarios de piedros suelen encomendar sus obras a maestros albañiles, en vez de utilizar a técnicos competentes para proyectarlas, calcularlas y realizarlas. Cuando acontece, por fortuna, esto último, constituye para el propietario un íntimo placer, rayando en vanidoso complejo de superioridad, el modificar constantemente los proyectos, aun cuando éstos están ya en vías de ejecución. Cada propietario se considera un arquitecto en cierne, dispuesto a discutirlo todo -a veces hasta lo que no entiende- y a imponer soluciones calcadas de magazines extranjeros. Cada propietario debe poseer capacidad bastante para construir por sí solo, aunque recurriendo a contradictorias y anacrónicas imitaciones, a veces tan absurdas que contribuyen al más lamentable feismo arquitectónico. No conceden a nuestros arquitectos el derecho exclusivo de crear su residencia y resolver sus problemas higiénicos, económicos y constructivos en atención a la luz necesaria, a la ventilación indispensable, al aprovechamiento funcional del espacio en que debe realizarse la obra. Prefiere coleccionar detalles y conjuntos que “ha visto en otras residencias”, aunque sean inaplicables a nuestro clima, condiciones geográficas, costumbres, elementos de trabajo como materiales, obreros, etc. No quiere reconocer que el Arquitecto y el  Ingeniero son creadores por excelencia de la belleza plástica, de las proporciones estéticas, de la justeza utilitaria y ornamental, del equilibrio y de la estabilidad, y que tienen la virtud de armonizar, de conjugar los valores más heterogéneos de la arquitectura, a fin de ofrecer unidad compositiva dentro de la originalidad de lo que sea bellamente cómodo y técnicamente habitable.

En nuestra ciudad, muchos propietarios construyen lo que quieren y como quieren, sin que nada ni nadie les imponga ni siquiera las más elementales normas urbanísticas. Muchas obras públicas y privadas se han llevado al cabo sin satisfacer exigencias de zonificación, de alineamiento, de “partido” arquitectónico. Todo noble propósito por construir merece el mayor estímulo y las facilidades que la ley puede otorgar, pero será necesaria la oportuna intervención de las autoridades municipales -como está sucediendo ahora-, para encauzar y vigilar, para cuya eficiencia es indispensable que contemos, cuanto antes, con el Plano Regulador de Mérida y con un Reglamento de Construcciones que resuma experiencia y responda a nuestras necesidades. Mientras tanto, seguiremos aprovechándonos de nuestra falta de disciplina para continuar con esta anarquía en el campo de la construcción, que tanto daño le hace a nuestra ciudad. Tal parece que no existen ni Plano Regulador ni Reglamento para substraernos a la difícil tarea de obedecerlos.

Para evitar esa anarquía, ese construir a nuestro capricho y conveniencia, con las aberraciones arquitectónicas resultantes, el Departamento de Arquitectura del Ayuntamiento de Mérida, según hemos sido informados, comienza ya la redacción de un moderno Reglamento de Construcciones que guíe, por mejores caminos, las obras públicas y privadas.

Leopoldo TOMMASI LÓPEZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: