[1921] Paseo Montejo

Ayuntamiento Constitucional de Mérida. MÉRIDA, YUC. 
COMISIÓN DE JARDINES PÚBLICOS
AVISO

El Comisionado de Jardines Públicos que suscribe, hace presente a los dueños de toda clase de predios situados en el “Paseo Montejo” de esta ciudad, que en virtud de un acuerdo existente del H. Ayuntamiento, deberán nivelar y sembrar césped [en] el espacio comprendido entre sus predios y la banqueta del mismo Paseo. Como he tenido ocasión de observar que dicha disposición ha sido olvidada por la generalidad, recuerdo a todos los interesados que de no cumplirla en la brevedad posible, sufrirán los perjuicios correspondientes.

S U F R A G I O   E F E C T I V O .-  N O   R E E L E C C I Ó N

Mérida 19 de enero de 1921.
El Comisionado del Ramo.
W. G. Cantón Sagayo.

0001

 

Anuncios

[1965] La primera casa de plástico

Publicado el 2 de febrero de 1965 en el Diario de Yucatán

Ciencia y Técnica

La Primera Casa de Plástico

Por: W. Wagner

STUTTGART. – Las posibilidades de racionalización en el ramo de la construcción son muy variadas. De sensacional cabe calificar una solución presentada por Dieter Schmid, ingeniero de la construcción de Biberach (República Federal de Alemania), que propone la construcción de casas de plástico, es decir, de edificios  con una estructura de acero convenientemente revestidas de planchas de plástico reforzado con fibras de vidrio.

Este tipo de planchas ha dado aquí excelentes resultados en todas sus variadas aplicaciones. Esta mezcla de materiales -plástico y vidrio- podría compararse con otra mezcla muy empleada en la construcción: el cemento armado. La resistencia mecánica de las fibras de vidrio que forman el “alma” de las planchas es extraordinaria. Pese a no pasar de siete a diez milésimas de milímetro el grosor de cada fibra, posee una resitencia a la tracción de 15,000 kilos por centímetro cuadrado, cifra que supera los valores del mejor acero para herramientas.

Pero el plástico reforzado con fibras de vidrio no sólo posee una gran solidez, sino que además no se le plantean problemas de corrosión, resistiendo perfectamente sin ninguna clase de protección superficial la acción de los agentes atmosféricos, así como también la del agua del mar, de los aceites y de los gases y humos; resulta, pues, innecesaria cualquiera clase de pintura protectora. Por si esto fuera poco, el material, muy ligero, posee cualidades aislantes al frío, el calor y el ruido. Se trata, pues, de un material ideal para la construcción de paredes.

La fabricación en serie de elementos de este material deja pequeño por su sencillez a cualquier proceso de producción: para fabricar las planchas basta con una pistola eyectora y el molde correspondiente. La pistola proyecta tanto el plástico como la seda de vidrio simultáneamente. Pasado un plazo de una o dos horas puede retirarse la plancha del molde, hallándose así lista para ser montada. Basta, pues, con un molde para producir innumerables elementos de recubrimiento.

La idea de la casa de plástico ha suscitado en el entretanto acaloradas discusiones entre los expertos. Para demostrar que es posible la construcción de un edificio a partir de dicho material, el ingeniero Schmid ha levantado en Biberach la primera casa unifamiliar de este tipo. La estructura del edificio es de acero, siendo de plástico las paredes maestras, los pisos, los lechos, y, por supuesto, los tabiques, lo que facilita extraordinariamente cualquier cambio de la distribución interior. La casa descansa sobre unos soportes o pilares, alzándose a una altura de 2.5 metros del suelo. Debajo de la casa se dispone de una superficie cubierta al aire libre.

La casa de Biberach ha dado hasta aquí los resultados apetecidos. Sus inquilinos y propietarios encarecen la baratura de la construcción y la disminución de los gastos para calefacción en comparación con las casas convencionales.

W. WAGNER

(REPORT-ALA)